Los puntos cardinales: ¿con mayúscula o con minúscula?

La Ortografía de la lengua española de 2010 introdujo cambios respecto a la escritura de los cuatro puntos cardinales. Según la nueva normativa, se entiende que dichos puntos son nombres comunes y que por tanto, como tales, deben empezar con minúscula inicial: norte, sur, este, oeste.

“La brújula señalaba el sur“.

“Nos dirigimos al este de la ciudad”.

La minúscula no solamente afecta a los 4 puntos primarios sino también a cualquier combinación de estos. Así:

“El avión puso rumbo al noroeste”.

“Vive en el sudeste de Italia”.

Sin embargo, cuando los puntos cardinales formen parte de un nombre propio, entonces se escribirán con mayúscula inicial:

América del Sur es un continente enorme”.

“Pionyang es la ciudad más grande de Corea del Norte y también su capital”.

“La famosa constelación de La Cruz del Sur se halla en plena Via Láctea y se caracteriza por estar formada por cuatro estrellas”.

Asimismo, cuando los puntos cardinales primarios o sus combinaciones se simbolicen, entonces se escribirán siempre y enteramente en mayúsculas, tanto si se trata de una sola grafía como de dos: N (para el norte), S (para el sur), E (para el este), O (para el oeste), NE (para el nordeste), SE (para el sudeste), NO (para el noroeste), SO (para el sudoeste).

Cita previa

El DRAE define el sustantivo cita así: Reunión o encuentro entre dos o más personas, previamente acordado. Por tanto, y al tratarse ya de un encuentro pactado “con anterioridad”, es decir, al llevar intrínseca esta información en su significado, el uso del adjetivo previa en la expresión cita previa es inadecuado porque resulta redundante. Aunque su uso es habitualísimo, lo cierto es que es altamente recomendable evitarlo.

Por qué, porqué, porque, por que

Por su parecido, la confusión entre estas cuatro formas es algo muy común y que entraña dificultades a la hora de escribir y de determinar cuál de ellas es la correcta en cada caso.

Hoy vamos a diferenciarlas y a explicar en qué contexto concreto se aplica cada una de ellas.

 POR QUÉ

Por qué, en dos palabras y con acento diacrítico en qué,  es una expresión formada por la preposición por y por el interrogativo -y a veces exclamativo- qué, y sirve para preguntar la causa de alguna cosa. Sabremos que estamos ante esta forma porque se puede posponer a ella la palabra razón sin que cambie el significado.

Puede encontrarse en las interrogativas directas e indirectas, incluso cuando se combinan con la función exclamativa.

“¿Por qué (razón) no quiere venir?”

“No sé por qué (razón) no quiere venir”

“¡¿Por qué (razón) no me habré ido antes?!”

“¿Por qué (razón) no me habré ido antes!”

 PORQUÉ

Porqué, junto y con acento, es un sustantivo que procede de la lexicalización la forma interrogativa por qué y que va siempre precedido por un determinante, mayormente por el artículo “el” (el porqué),  siendo equivalente y pudiéndose conmutar por el motivo, la razón o la causa.

“No entiendo el porqué/el motivo/la razón/la causa de tan inesperada reacción”

Sin embargo, al tratarse de un sustantivo, puede ir precedido por cualquier determinante:

“Su decisión tenía un porqué

“Miquel no me quiere explicar su porqué

También, al tratarse de un sustantivo, se puede pluralizar:

Los porqués/los motivos que nos das son inverosímiles”

PORQUE

Porque, junto y sin acento, es una conjunción causal que introduce la explicación del motivo de algo. Sabremos que estamos ante esta forma porque con el “por qué” ya anteriormente explicado podemos formular una pregunta de la cual será la respuesta. Es conmutable por puesto que, dado que, ya que y similares.

Porque no tengo dinero”

podemos formular la pregunta a esta respuesta: ¿Por qué no te vas de vacaciones?

Entonces nos damos cuenta que es: “No me voy de vacaciones porque no tengo dinero”

Así, podemos conmutar el porque por otras formas equivalentes:

“No me voy de vacaciones porque/dado que/ya que no tengo dinero”

Cuando le sigue un verbo en subjuntivo, porque también puede indicar finalidad, siendo equivalente a para que. En este caso también se puede usar la forma por que que analizo a continuación.

“Se esfuerza porque/para que/por que  a sus hijos no les falta de nada”

POR QUE

Por que, en dos palabras y sin acento,  puede obedecer a dos tipos de combinaciones distintas:

a/ combinación de la preposición por y el pronombre relativo que.

“El callejón por que escapé era muy estrecho”

Es conmutable por por el cual, por la cual, por los cuales o por las cuales.

“El callejón por que/por el cual escapé era muy estrecho”

“La puerta por que/por la cual escapé era muy pequeña”

Además, se puede intercalar un artículo entre la preposición y el relativo:

“El callejón por (el) que escapé era muy estrecho”

b/combinación de la preposición por y la conjunción que.

“Me preocupo por que saques buenas notas”

“Yo opto por que no vayamos”

Se trata de casos en que la preposición por viene exigida por el verbo, porque siempre que nos preocupamos, nos preocupamos por algo, por ejemplo. Así, “preocuparse por”, “optar por”… Sin embargo, algunas veces por también puede venir exigida, en vez de por un verbo, por un sustantivo o un adjetivo:

“Tu primo mostró su interés por que se inaugurara pronto el nuevo local”

Abreviaturas y símbolos de los días de la semana y de los meses

Las abreviaturas y símbolos de los días de la semana y de los meses no pueden suplantar el nombre del que proceden en cualquier lugar. Solamente pueden escribirse en determinados contextos y situaciones, como en tablas, gráficos, hojas de cálculo, referencias, encabezados, o incluso en mensajes SMS, para economizar espacio.

Días de la semana

Abreviaturas

Por lo que hace a los días de la semana, lo cierto es que no existen, para ellos, abreviaturas oficiales, aunque Martínez de Sousa recomienda seguir la serie de la siguiente manera:

lu.

ma.

mi.

ju.

vi.

sá.

do.

Símbolos

Los días de la semana sí tienen símbolos representativos. Son válidas estas dos posibilidades:

L / LU

M / MA

X/ MI

J / JU

V / VI

S / SA

D / DO

Meses

Abreviaturas

Por lo que hace a los meses, se abrevian de la siguiente manera:

en.

febr.

mzo.

abr.

my.

jun.

jul.

ag. / agt.

set. / sept. / setbre.

oct.

nov. / novbre.

dic. / dicbre.

Símbolos

Como los días de la semana, los meses también pueden simbolizarse de distintas maneras:

E / EN / ENE

F / FE / FEB

M / MA/ MAR

A/ AB / ABR

M / MY/ MAY

J / JN / JUN

J / JL / JUL

A / AG / AGO

S / SE / SET / SEP

O / OC / OCT

N / NO / NOV

D / DI / DIC

La primera de estas tres series puede mezclarse con la segunda para desambiguar la identidad de aquellos meses que, como marzo o mayo, se escriben igual. Así:

E

F

MA

AB

MY

JN

JL

AG

S

O

N

D

Días, meses y estaciones: ¿con mayúscula o con minúscula?

Los nombres de los días de la semana, de los meses y de las estaciones del año se escriben, como norma general, como un nombre común, o sea, comenzando en minúscula.

“El lunes es el peor día de la semana”.

“Nació en Lisboa en abril de 1932″.

“Se casarán en primavera“.

Solamente se escriben con mayúscula inicial en los siguientes casos:

a/cuando vayan ligados a otro nombre que sí empieza en mayúscula, caso, por ejemplo, de los nombres de calles o edificios (“plaza del Dos de Mayo”, “Hospital Doce de Octubre”…), festividades (“Viernes Santo”, “Domingo de Ramos”), fechas, acontecimientos históricos…

b/cuando se escriban detrás de punto o inicien oración, lo mismo que cualquier otra palabra.

Junio el que les espera a mis alumnos con los exámenes que les he preparado…”.

El prefijo ex-: ¿junto o separado?

¿Hay que escribir el prefijo ex- junto o separado de la palabra a la que se refiere?

La normativa al respecto cambió el 2010 con la publicación de la nueva Ortografía de la lengua española de la RAE. Vamos a ver entonces qué es lo correcto ahora:

1- Cuando el prefijo ex- afecte o se una a una base univerbal, o sea, formada por una única palabra, se escribirá junto y, por tanto, sin guion:

“Mi exmarido me hace la vida imposible”.

Excepciones:

a/cuando esta base sea una sigla escrita toda en mayúsculas:

“Formaba parte de la ex-AMPA de la escuela”.

b/cuando esta base sea una palabra que empieza con mayúscula:

“Trabaja en un estudio sobre la desintegración de la ex-Youguslavia“.

Y aún así, si la base es un topónimo, caso de Youguslavia, se recomienda altamente no hacer uso del prefijo, ni junto ni separadamente, y utilizar en cambio otros adjetivos que vengan a decir lo mismo:

“Trabaja en un estudio sobre la desintegración de la antigua/ desaparecida Youguslavia“.

c/cuando esta base sea un número escrito en cifras:

“El ex-8 del equipo no podrá jugar este partido”.

2-Cuando el prefijo ex- afecte o se una a una base pluriverbal, o sea, formada por un conjunto de palabras, se escribirá separadamente y, por tanto, con guion.

“El ex-teniente de alcalde número dos se manifestó respecto los proyectos”.

Delante de mí, delante mío

Delante de mí o delante mío. Nos preguntaremos cuál de las dos formas hay que escribir. Y eso se extenderá a cualquier combinación similar hecha a partir de un adverbio de lugar: “detrás de mí”, “detrás mío”, “debajo de mí”, “debajo mío”, “cerca de mí”, “cerca mío”, “enfrente de mí”, “enfrente mío”…

Pues bien, dado que un posesivo nunca puede seguir a un adverbio, la forma correcta es delante de mí, formada por preposición + pronombre personal en vez de por posesivo.

En cambio, dado que un posesivo sí puede seguir a un sustantivo, sí son correctas formas como “al lado tuyo”, “a la derecha mía”, “en contra suya”, “a favor mío”. En estos casos, el posesivo podrá anteponerse siempre al sustantivo: “a tu lado”, “a mi derecha”…