Días, meses y estaciones: ¿con mayúscula o con minúscula?

Los nombres de los días de la semana, de los meses y de las estaciones del año se escriben, como norma general, como un nombre común, o sea, comenzando en minúscula.

“El lunes es el peor día de la semana”.

“Nació en Lisboa en abril de 1932″.

“Se casarán en primavera“.

Solamente se escriben con mayúscula inicial en los siguientes casos:

a/cuando vayan ligados a otro nombre que sí empieza en mayúscula, caso, por ejemplo, de los nombres de calles o edificios (“plaza del Dos de Mayo”, “Hospital Doce de Octubre”…), festividades (“Viernes Santo”, “Domingo de Ramos”), fechas, acontecimientos históricos…

b/cuando se escriban detrás de punto o inicien oración, lo mismo que cualquier otra palabra.

Junio el que les espera a mis alumnos con los exámenes que les he preparado…”.

Anuncios

El prefijo ex-: ¿junto o separado?

¿Hay que escribir el prefijo ex- junto o separado de la palabra a la que se refiere?

La normativa al respecto cambió el 2010 con la publicación de la nueva Ortografía de la lengua española de la RAE. Vamos a ver entonces qué es lo correcto ahora:

1- Cuando el prefijo ex- afecte o se una a una base univerbal, o sea, formada por una única palabra, se escribirá junto y, por tanto, sin guion:

“Mi exmarido me hace la vida imposible”.

Excepciones:

a/cuando esta base sea una sigla escrita toda en mayúsculas:

“Formaba parte de la ex-AMPA de la escuela”.

b/cuando esta base sea una palabra que empieza con mayúscula:

“Trabaja en un estudio sobre la desintegración de la ex-Youguslavia“.

Y aún así, si la base es un topónimo, caso de Youguslavia, se recomienda altamente no hacer uso del prefijo, ni junto ni separadamente, y utilizar en cambio otros adjetivos que vengan a decir lo mismo:

“Trabaja en un estudio sobre la desintegración de la antigua/ desaparecida Youguslavia“.

c/cuando esta base sea un número escrito en cifras:

“El ex-8 del equipo no podrá jugar este partido”.

2-Cuando el prefijo ex- afecte o se una a una base pluriverbal, o sea, formada por un conjunto de palabras, se escribirá separadamente y, por tanto, con guion.

“El ex-teniente de alcalde número dos se manifestó respecto los proyectos”.

Delante de mí, delante mío

Delante de mí o delante mío. Nos preguntaremos cuál de las dos formas hay que escribir. Y eso se extenderá a cualquier combinación similar hecha a partir de un adverbio de lugar: “detrás de mí”, “detrás mío”, “debajo de mí”, “debajo mío”, “cerca de mí”, “cerca mío”, “enfrente de mí”, “enfrente mío”…

Pues bien, dado que un posesivo nunca puede seguir a un adverbio, la forma correcta es delante de mí, formada por preposición + pronombre personal en vez de por posesivo.

En cambio, dado que un posesivo sí puede seguir a un sustantivo, sí son correctas formas como “al lado tuyo”, “a la derecha mía”, “en contra suya”, “a favor mío”. En estos casos, el posesivo podrá anteponerse siempre al sustantivo: “a tu lado”, “a mi derecha”…

Rebelar, revelar

Los verbos rebelar y revelar se pronuncian igual pero tienen significado distinto; son, por tanto, homónimos.

Hay dos tipos de homónimos: los homónimos homófonos, que se pronuncian igual, tienen significado distinto y se escriben de forma distinta, y los homónimos homográfos, que se pronuncian igual, tienen significado distinto y se escriben de la misma forma.

En este caso, los verbos rebelar y revelar son homónimos homófonos. Así, en la lengua escrita, su ortografía nos ayudará a distinguirlos e indentificarlos.

Rebelar(se) procede del sustantivo latino BELLUM (guerra). Se trata de un verbo pronominal que exige el uso de pronombre personal y que significa alzarse o sublevarse contra algo o, también, simplemente oponer resistencia.

Revelar procede del verbo latino REVELARE , que a su vez procede de la unión entre el prefijo RE- y el sustantivo VELUM (tela, cortina) y que toma el significado de “apartar la tela”. Así, revelar se usa para designar el hecho de descubrir o manifestar algo ignorado o secreto.

Revelar tienen también otra acepción en el ámbito fotográfico: hacer visible la imagen impresa en la placa o película fotográfica.

Según las circunstancias, revelar también puede usarse con el pronombre se. Sin embargo, no es un verbo pronominal como lo es rebelar(se) y ese uso no viene exigido. La aplicación de se en revelar siempre tendrá un valor distinto que en rebelar(se), ya sea impersonal, de complemento indirecto…

La verdad debe revelarse pronto (la verdad se debe revelar pronto, la verdad debe ser revelada pronto)>impersonal

Se lo reveló (lo reveló a él, a ella)>complemento indirecto

Asimismo, así mismo, a sí mismo

Puede que estemos a media redacción de un  texto y, de repente,  nos aceche la duda y nos planteemos cuál de estas tres formas será la correcta en la oración que estamos escribiendo.

A continuación vamos a ver en qué contextos es pertinente aplicar cada una de ellas y veremos pistas que nos pueden ayudar a determinar si el uso que les damos es o no el correcto.

Asimismo

Es un adverbio que se usa para :

-indicar añadidura, siendo conmutable por los adverbios también y además.

“Se ha dado de baja de la página y asimismo/también ha cancelado la suscripción a sus servicios”.

-indicar afirmación de semejanza o relación, siendo conmutable por el adverbio igualmente, por la locución adverbial del mismo modo y semejantes.

“Se ha dado de baja de la página y asimismo/ del mismo modo también ha cancelado la suscripción a sus servicios”.

Nota: Al escribirse en una única palabra, no lleva acento en la primera i.

Así mismo

Es una locución adverbial que se usa exactamente con el mismo sentido que el adverbio asimismo. Sin embargo, tanto en su última versión del DRAE como en el Diccionario Panhispánico de Dudas, la RAE recomienda usar el adverbio .

 A sí mismo

Es una locución —compuesta por la preposición a, el reflexivo y el adjetivo mismo— que se usa con carácter reflexivo, indicando una acción que realiza el sujeto y que recae sobre él mismo.

“Se perdonó a sí mismo“.

Al formarse sobre el adjetivo mismo, la locución a sí mismo es variable en el género y número de éste.

“Se perdonó a sí misma“.

“Se perdonaron a sí mismos“.

Es incorrecto sustituir el pronombre reflexivo por un pronombre personal. Se puede hacer coloquialmente, pero nunca en lenguaje escrito.

*”Se perdonó a ella misma”.

Aparte, a parte

Estas dos formas se confunden frecuentemente en la lengua escrita y, sin embargo, no significan lo mismo. De hecho, habitualmente se escribe aparte, ya que como veremos los casos de la forma dividida a parte son muy pocos.

 APARTE

Aparte, escrito junto y por tanto formando una única voz, puede ser adverbio, adjetivo o sustantivo:

El adverbio aparte

Puede:

-indicar la separación física entre un lugar y otro en el que están presentes realidades vinculadas, parecidas o idénticas a las del primero. Puede conmutarse por separadamente o en otro lugar.

Guarda en la nevera los alimentos frescos y aparte/separadamente/en otro lugar  los que son secos.

– indicar distancia y aislamiento de una persona respecto a alguna cosa, persona o situación.  A menudo es conmutable por al margen o bien por a solas.

Habla con él aparte/ a solas y verás como lo solucionas.

Si te mantienes aparte/ al margen de los problemas, no te salpicarán.

– indicar adhesión, añadidura. Es conmutable por además.

Es guapo y, aparte/además, muy listo.

También existe la locución aparte de, con el mismo sentido de añadidura:

 Aparte de ser guapo, es muy listo

El adjetivo aparte

Puede:

– indicar distancia y aislamiento. Es muy parecido al segundo caso de adverbio anteriormente explicado, pero mientras aquél complementaba al verbo, éste complementa siempre a un nombre.

Tuvieron una conversación aparte.

-indicar singularidad. Es conmutable por los adjetivos singular, especial

Su trayectoria vital hace de este individuo un caso aparte/singular/especial  en la historia de la humanidad.

El sustantivo aparte

Significa, según la RAE:

-palabras que en la representación escénica dice cualquiera de los personajes de la obra representada, como hablando para sí o con aquel o aquellos a quienes se dirige y suponiendo que no lo oyen los demás.

-texto que en la obra dramática debe recitarse de este modo. Esa comedia tiene muchos apartes.

 –trozo de escrito que empieza en mayúscula y termina en punto y aparte.

 –espacio o hueco que, tanto en lo impreso como en lo escrito, se deja entre dos palabras.

A PARTE

Los casos en que encontramos la secuencia de la conjunción a más el sustantivo parte son muy pocos.

Con tu malhumor es imposible ir a parte alguna

Sin embargo, las construcciones con la secuencia exacta a parte son muy escasas, y lo más frecuente es encontrar entre la preposición y el sustantivo un artículo, un adjetivo o hasta un interrogativo:

Primero atenderé a una parte de la multitud y luego a la otra.

Reconocí a gran parte de los invitados.

No sé a qué parte ha viajado.

Conque, con que, con qué

La confusión entre las formas conque, con que y con qué es error muy común en el que se incurre durante la escritura de un texto escrito.

Conque es una conjunción que puede usarse para:

a/ expresar sorpresa o reprobación ante una realidad determinada. En este caso, inicia una oración que irá encerrada entre signos de interrogación y/o exclamación. Se puede conmutar por así que.

¿¡Conque/así que tienes novia, eh!?   (sorpresa)

¿¡Conque/así que tenías mucho trabajo, eh!? y luego te encuentro en el cine…   (reprobación)

b/indicar a nuestro interlocutor la consecuencia de alguna realidad, una consecuencia que se corresponde, a su vez, con un comportamiento que esperamos de él. En este caso, es conmutable, además de por así que, también por  los conectores discursivos por lo tanto, por consiguiente o en consecuencia.

No has sido capaz de estudiar más de dos horas seguidas, conque/ así que/Por lo tanto,/ Por consiguiente,/ En consecuencia, ahora no te quejes si suspendes.

Es hora de cerrar el local, conque todos a la calle.

Con que es una forma compuesta por la preposición con y el pronombre relativo que. Por lo tanto, inicia una subordinada vinculada al antecedente de la principal a través del relativo. Sabremos que estamos ante esta forma porque se puede introducir el artículo definido el entre la preposición y el pronombre.

El bolígrafo con (el) que escribes no es el más adecuado para este tipo de documento.

Con qué es, finalmente,  una forma compuesta por la preposición con y el pronombre interrogativo qué. Por lo tanto, inicia una subordinada interrogativa, directa o indirecta. En este caso, la introducción del artículo no es posible.

¿Con qué clientes hemos quedado?

No sé con qué clientes hemos quedado